fbpx

El exceso de materiales impresos ha generado una gran expansión del conocimiento que en ocasiones puede ser contradictorio y hasta un obstáculo para el acceso mismo a la información. Es por esto, que las bibliotecas se han visto obligadas a seleccionar de una manera casi exhaustiva sus colecciones y con ello, el conocimiento se encuentra disperso por múltiples bibliotecas dificultando en ocasiones, su consulta para los usuarios.

En la última década y con apoyo de los avances tecnológicos, las bibliotecas han conseguido un avance importante en servicios al usuario. Con las TIC y su gran capacidad para adquirir, procesar, almacenar y recuperar información estamos en camino de que inunden todos los ámbitos de estudio y formación. Así es como llegaron las bibliotecas digitales, pero ¿Qué son?

Este tipo de bibliotecas se componen por colecciones precisamente digitales, almacenados en diferentes formatos electrónicos, que sean fáciles y económicamente disponibles para usarse por la comunidad de la biblioteca. Sin embargo, es importante señalar que no por contar con recursos digitales, están peleadas con una biblioteca física sino por el contrario pueden incluso funcionar como un gran complemento.

Es precisamente por ello y porque el costo de los libros ha aumentado más de 1000% en los últimos 30-40 años que tanto las bibliotecas digitales como las colecciones digitales por sí mismas se están volviendo una tendencia dentro de los centros educativos, según un reporte de Kitaboo.

¿Qué otras ventajas pueden ofrecerme las colecciones digitales?

La implementación de este tipo de colecciones puede beneficiar tanto a las instituciones, así como a toda la comunidad académica, en distintas formas.

º Menos espacio y, por ende, menor mantenimiento. Miles de libros pueden almacenarse en un solo dispositivo y si a esto le sumamos el almacenamiento en la nube, esta cifra se multiplica exponencialmente.

º Sin límite de usuarios. Una biblioteca tradicional solo puede hacer ciertos préstamos de una obra como ejemplares impresos tenga en su archivo. Sin embargo, con las colecciones digitales los usuarios pueden acceder a una obra de manera simultánea. Además de tener un acceso 24/7 y desde cualquier lugar, solo deberán conectarse en línea.

º Textos enriquecidos. Las publicaciones digitales no solo se leen de la forma tradicional, pueden complementar los textos con infografías, artículos especializados, y muchos más. Un ejemplo de ello es IG PUBLISHING que brinda acceso a más de 60 editoriales y 150 mil títulos entre libros y artículos de múltiples áreas académicas.

º Disminución de costos. En ocasiones, la publicación de textos en una institución se ve limitada por los elevados precios; con colecciones digitales es posible disminuir este gasto enormemente además de compartir en menor tiempo las obras con la comunidad académica.

Ahora, ya conoces lo que las colecciones digitales pueden hacer en beneficio de tu institución y porqué se están volviendo cada vez más recurridas. ¿Te gustaría integrarlas en tu escuela?

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Scroll Up