fbpx

Los procesos educativos están inmersos dentro de una infinidad de fenómenos mundiales, tales como la globalización, emergencia climática, avances tecnológicos, entre otros. Ante esto, nos surge la pregunta ¿hacia dónde va la educación?

La educación está en constante evolución debido a que debe estar alineada a los cambios que se presentan dentro del entorno. Este cambio ha transformado la ciencia, la música, el arte, etc., por lo que se han podido perfilar como serán las clases del futuro.

A continuación, te presentamos las 7 tendencias en la educación que marcarán los procesos educativos:

  • Tecnologías inversivas: Implementar el uso de la realidad virtual en el proceso de enseñanza. La razón de implementar contenidos simulados es con la finalidad de contextualizar los entornos realmente existentes pero lejanos del entorno inmediato.
  • Aprendizaje basado en proyectos: Supone que los estudiantes aprendan trabajando en equipo, compartiendo información y creando un espacio educativo colaborativo. Es decir, que las clases se convierten en una especie de laboratorios y de espacios de creación donde los estudiantes investigan sobre las posibles soluciones a los proyectos que se les plantean.
  • Aprendizaje adaptativo: El docente analiza estadísticas y reportes generados por el alumno durante el proceso de aprendizaje (learning analytics), para así adapartar el aprendizaje a las necesidades de cada alumno.
  • Inteligencia artificial: “La IA transformará profundamente la educación”, declaró Audrey Azoulay, Directora General de la UNESCO. “Se van a revolucionar los métodos de enseñanza, las formas de aprender, de acceder al conocimiento, de capacitar a los docentes”. Esto contempla desde plataformas online para aprendizaje hasta robots que funcionan como tutores.
  • Microlearnig: Es una metodología que implica la segmentación de pequeños contenidos o piezas de información en cápsulas informativas sobre un tema especifico en forma de juegos, vídeos o infografías. El mensaje es de fácil comprensión.
  • Neuroeducación: Se estudia la importancia que juega el cerebro en el proceso de enseñanza y los beneficios de gestionar las emocionas para poder dar una respuesta acertada. Esto nos ayuda también a potencializar el aprendizaje y descubrir cómo el cerebro aprende.
  • Escape room: Los “juegos de escape” desarrollan el pensamiento lógico, la creatividad y fomentan el trabajo en equipo y desarrollan su capacidad de concentración. Los alumnos viven una aventura y durante el aprendizaje desarrollan el sentimiento de felicidad.