fbpx

Desde años atrás, el modelo de educación a distancia ha ido cobrando relevancia en los centros educativos, esto se debe a que es una forma de enseñanza en donde los estudiantes y profesores no necesitan estar físicamente en el aula de clases. Si bien, esta modalidad de estudio cobró importancia en un primer momento en la educación continua, poco después las instituciones comenzaron a verla como una forma de conectar a sus alumnos con sus instituciones en un país diferente al de residencia, pero sin restar valor curricular.  

Aunado al contexto actual provocado por la pandemia por COVID-19, la incorporación de esta modalidad de enseñanza, las instituciones educativas, directivos, docentes y estudiantes se están enfrentando a los retos propios del sistema educativo y la tecnología que estaban previstos para el futuro.  

 Cinco retos de la educación a distancia

La educación a distancia parte del principio que tanto alumnos como profesores no necesitan estar en el mismo espacio físico, sino que a través de un sistema online de aprendizaje o plataforma e-learning se lleve a cabo el proceso de aprendizaje.  

La educación online es un nuevo modelo de aprendizaje que ofrece grandes beneficios y ventajas, tales como flexibilidad de tiempo y espacio, economía, así como una nueva forma dinámica, innovadora e interactiva de consumir contenidos. Sin embargo, de acuerdo con CANVAS (plataforma de gestión de aprendizaje, desarrollada por Instructure), a pesar de estos beneficios aún hay retos que las instituciones educativas deben de enfrentar, algunos de ellos son:  

  • Resistencia al cambio: Todo cambio o crisis supone nuevos aprendizajes, sin embargo, si las instituciones se resisten a incorporar herramientas que permitan mejorar la experiencia de la educación a distancia, estarán desaprovechando los beneficios de la tecnología y su proceso de enseñanza se verá rezagado a comparación de otros centros educativos.  
  • Flexibilidad en contenidos y metodologías: Si bien, la adopción de herramientas para la enseñanza a distancia hizo notar que llegó el momento de transformar el proceso de enseñanza, aún faltan que las instituciones definan de manera clara cómo hacerlo de acuerdo a las necesidades propias de su comunidad académica. Esto quiere decir, que no se trata de subir el material de una clase presencial a un aula virtual, sino que se debe de desarrollar contenidos y modelos educativos que se adapten al mundo online. 
  • Capacitación amigable para los docentes: Existen herramientas que son fáciles de usar e incluso algunas son intuitivas, pero para romper las brechas digitales en el personal docente, se requiere de un entrenamiento básico y en pocas horas los profesores podrán orientar una clase virtual adecuada.   
  • Crear comunidades de trabajo colaborativo: Para adaptar la educación online se debe de escoger la herramienta, luego adaptar el contenido y así lograr una interacción adecuada mediante plataformas colaborativas y participativas. La educación a distancia facilita el acceso a grupos, chats, debates, foros, tutoriales y prácticas que enriquecen el conocimiento. 
  • Fortalecer el seguimiento a cada estudiante: Los centros educativos deben comprender que las plataformas digitales, ofrecen diferentes formas en que los estudiantes puedan analizar la información y/o contenidos, así como estudiar la usabilidad y los hábitos de comportamiento de uso, para así tomar las decisiones adecuadas sobre la formación identificando fortalezas y oportunidades de mejora de una manera más rápida.  

Gracias al desarrollo tecnológico, la educación a distancia ha sido adoptado por la mayoría de los centros educativos. De esta manera, la tecnología cada vez más va tomando mayor participación en la forma en que los estudiantes se relacionan con sus docentes y su institución educativa, sumando así a la transformación de la educación.  

Scroll Up